5 0

SEGUIME POR FACEBOOK !

Este mensaje solo es visible para los administradores.
Problema al mostrar las entradas de Facebook.
Haz clic para mostrar el error
Error: Problema de configuración del servidor

Cuando llega el momento de pensar colores para decorar espacios generalmente elegimos los neutros y claros, siempre quedan bien, amplían los espacios, multiplican la luz y son fáciles de combinar. Pero si queremos aportar un plus de energía, los colores llamativos y vibrantes, serán los encargados de lograr destacar y crear puntos focales únicos.

Lo que hay que lograr con los tonos fuertes es no saturar ambientes, saber combinarlos, aprender dónde y cómo utilizarlos y en que proporción.

La regla de los colores que nunca falla en la decoración de interiores es la del 60-30-10. El 60 hace referencia al porcentaje del color predominante, el 30 al del color secundario y el 10 del color de acento. Esto supone que en la mayoría de las ocasiones, y si el estilo decorativo en sí no requiere lo contrario, debemos introducir únicamente tres colores en la decoración y cada uno en el porcentaje mencionado para que la habitación tenga un aspecto equilibrado y en armonía.

Las combinaciones de colores llamativos son cruciales en la decoración y pueden suponer la diferencia entre un glorioso éxito o un fracaso absoluto. Existen ciertas mezclas que funcionan a la perfección.

Colores Complementarios

Aunque en la teoría muchos conocen las combinaciones de los colores complementarios, no todos se atreven a llevarlas a la práctica. Esto es porque los tonos contrastan mucho al encontrarse en lados opuestos de la rueda de colores Itten. Uno de estos ejemplos sería la combinación del violeta con el amarillo o del verde con el naranja.

Pese al riesgo aparente, lo cierto es que aportan resultados muy vivos y enérgicos. Los contrastes son muy orgánicos y los espacios se ven repletos de intensidad con estas mezclas. Son colores llamativos que van bien y no resultan de mal gusto.

Para tal fin, colores como el amarillo, naranja, verde, rojo y turquesa son efectivos aún en detalles pequeños, ya que cuentan con una importante presencia. Todos estos colores están de moda, por lo cual al incorporarlos estaremos dándole a nuestros hogares un aspecto actual y moderno.

Colores Contiguos

Otra forma de realizar mezclas de colores complementarios es lo que se llama combinación analógica. Esta técnica se basa en combinar de dos a cinco colores ubicados uno al lado del otro en la rueda Itten. Por ejemplo el rojo, el naranja y el amarillo.

El efecto que se consigue en este caso es un poco diferente y no ofrece un impacto tan intenso. Crea estancias tranquilas con armonía y suavidad. Puede ser un gran acierto en dormitorios, para dar un toque de vitalidad sin generar estridencia.

Ubicando los colores

En lugar de combinar todos los colores de tu living como hemos visto antes, podemos centrarnos sólo en un punto de atención. Basados en una decoración neutra, romperemos esa sobriedad con un punto de color llamativo, un fuxia, rojo, turquesa, amarillo. Una sugerencia sería ubicarlo en algún mueble de diseño o si lo prefieres en almohadones, mantas o accesorios.

La pared también puede ser un punto importante pintándo alguna de ellas de un color intenso. El truco para que no agobien es equilibrarlos con tonalidades claras (blancos, beiges, piedras, arenas…) en el resto de las paredes.

Es imprescindible que la sala tenga mucha luz natural si vas a pintar de un color intenso oscuro. Aunque depende de cada proyecto, de la luz que reciba la habitación, las dimensiones, el estilo decorativo de los muebles,etc. Si se usan los tonos más intensos con otros claros en las paredes y, sobre todo, con techos en blanco, el efecto será acertado, se logrará un contraste elegante.

Si tus muebles son de colores no recargues la pared también, en ese caso tendrás que pintar la pared de un color más suave, pero si tus muebles son neutros, entonces sí podés animarte al color en una de las paredes.

En espacios pequeños conviene apostar por colores claros que aporten amplitud y luminosidad y dejar los colores fuertes para simples toques o en accesorios pequeños como cuadros o textiles, alfombras…

Los colores fuertes aportan personalidad a los interiores y captan la atención visual de una forma muy potente. Si tienes una pieza de mobiliario clara que quieras destacar ponla sobre una pared de color fuerte y triunfarás.

Fuentes: decortips.com westwing.es Fotos: Pinterest

MiRá MáS PoStS QuE Te VaN a InTeReSaR

Happy
Happy
0
Sad
Sad
0
Excited
Excited
1
Sleepy
Sleepy
0
Angry
Angry
0
Surprise
Surprise
0
Previous post Aprendé a DECORAR tus ambientes con LÁMPARAS de PIE
Next post HALLOWEEN ya llega! Prepará TODOS tus AMBIENTES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 − 13 =

Perfiles en Redes Sociales
Cerrar